30 March 2009

Les propongo un reto lingüístico

Les propongo un desafío lingüístico. ¿Cómo se denomina a la persona que discrimina a otras por la lengua que habla o por la que no habla?

El otro día, reflexionando sobre la actualidad educativa, me quedé sin palabras. Así que decidí mandar mi duda a la Real Academia Española.

Ésta fue mi consulta a través de su web, www.rae.es:

A quien discrimina por razón de raza, se le llama racista; al que lo hace por procedencia, xenófobo; si la discriminación es por orientación sexual, se le denomina homófobo; si es por religión, fundamentalista, integrista, etc…. Mi pregunta es si existe alguna voz para definir aquel que discrimina a quien no habla su lengua.

Tengo que decir que recibí de la RAE respuesta rápida. Fue ésta:

No todo concepto se puede expresar con una voz que recoja su significado, pues la arbitrariedad de la lengua hace que aproveche solo algunas de las posibilidades que se le ofrecen y desdeñe otras, bien sin motivo aparente, bien porque la escasez de su uso las convierte en improductiva. Así, desconocemos que exista ninguna palabra que responda a su interés.

Cuestión distinta es que voces como p. ej. anglófobo, galófobo…, etc., que se refieren a una repulsión por lo inglés o lo francés, sirvieran para hacer alusión a sus lenguas”.

¿Cuál es su propuesta?

24 March 2009

La Educación, en huelgas

Seis comunidades de las 17, pero por tamaño, más de la mitad del profesorado. E independientes del color político del que gobierna, lo que -daría para otro análisis- no quiere decir que esto no haya influido en alguna de las convocatorias.

He distinguido huelgas con motivaciones de política educativa a otras causadas por reivindicaciones laborales concretas. Lo que no quiere decir que en todas ellas se reivindiquen cuestiones que afectan a las condiciones laborales del profesorado.

Más información, en las páginas de Magisterio.

20 March 2009

La experiencia devaluada

Tras treinta años de servicio, la diferencia retributiva entre docentes de distintas autonomías es de 180 euros mensuales en concepto de antigüedad. Es decir, los sexenios. Así lo afirma un estudio comparativo realizado por  FETE-UGT y que nos hacemos eco en Magisterio.

Como se puede ver en este otro artículo las diferencias por complemento específico son mayores que por la antigüedad. En definitiva, la dimensión que más repercute en el salario docente es el espacio y no el tiempo. Y es que si se establece que 30 años de servicio da un acumulado en sexenios de 500 euros mensuales (redondeando), significa que cada año como docente se traduce en 16,7 euros más al mes. Es decir, menos del 1% de la retribución mensual de un maestro o profesor.

Conclusión: La valoración retributiva de la experiencia docente es inferior al 1% por año de servicio. Por tanto, normalmente, menor que el IPC (este 2009 puede ser atípico en este sentido). Por lo que podemos decir que el valor de la experiencia se devalúa en la medida en que más experiencia se atesora.

Voy a ser justo; en este análisis cuantitativo no aparecen los trienios. El trienio grupo B para 2009 es de 31,04 euros mensuales. Treinta años: diez trienios. Total: 310,4 euros mensuales. Lo que sale a poco más de diez euros por año. Lo dicho, aunque sumemos trienios y sexenios, el año trabajado está por debajo de la subida del coste de la vida (IPC).

Para no hacerlo largo y como esto de las retribuciones será un tema recurrente en este blog, me detengo hoy aquí. Pero voy a enumerar algunas conclusiones:

– Esto demuestra que las negociaciones colectivas, en general, han ido en la línea de subir el complemento específico, es decir, potenciar un modelo retributivo igualitarista y no progresivo.

– Este modelo favorece bien poco a la llamada carrera profesional y es difícilmente compatible con lo que se espera del Estatuto Docente.

– Por mucho que se defienda el concepto de “a igual trabajo, igual salario”, en la práctica, ni es así ni, quizás, sería interesante para los docentes. Son justamente las subidas salariales que se consiguen en las distintas autonomías, las cuales puntualmente agrandan las diferencias, las que permiten y/o favorecen las subidas salariales en el resto de autonomías bajo el principio del “agravio comparativo”.

– En pocas profesiones, la experiencia del profesional está tan poco valorada económicamente. La ventaja de este sistema es que el docente público (a tiempo completo) no es nunca mileurista como otros muchos titulados. Por tanto, el joven profesor puede verse afortunado al compararse con sus contemporáneos… Pero, al profesor experimentado, le puede ocurrir lo contrario, a lo que hay que sumar los cambios sociales que le han provocado una nueva escuela y el reto de las nuevas tecnologías. Y de ahí, perdonen la generalización, sustituir el ansia de la mejora continua por la reivindicación de una jubilación anticipada. Y, en contra de todas las recomendaciones internacionales, el desaprovechamiento por parte del sistema educativo de los profesionales con mayor experiencia docente.

– El reto del modelo retributivo en los próximos años, a mi juicio, será avanzar hacia un modelo progresivo en el que se premien más las responsabilidades (coordinadores, cargos directivos, etc), las nuevas tareas (tutorías, etcétera), la mejora de resultados (lo más polémico pero ya se está proponiendo, por ejemplo, Obama en EEUU y algunas autonomías), etcétera, lo que no tiene por qué implicar sustituir la colaboración por la competencia en los claustros. Creo que mucho se discutirá de esto, al socaire del Estatuto Docente. Y en este punto, también se debería hablar de la antigüedad. Porque hay un hecho que aparece en todas las comparativas europeas. Donde sale perjudicado el docente español es en la evolución de su salario a lo largo del tiempo, ya que en muchos países de la UE, el salario crece mucho durante la vida laboral, aunque de inicio no sea tan elevado como el español.

¿Afecta esto a la calidad de la enseñanza? Yo creo que sí ¿Y ustedes?

17 March 2009

Fallas

Valencia está en Fallas (y Castellón de Magdalena), unas fiestas que se viven intensamente en los coles… A título personal, es difícil concentrarse con la música y los petardos en la ventana.

En la imagen, la falla realizada por los pequeños del Caxton College, de Puzol, dedicada a los números.

13 March 2009

Habrá huelga, ¿quién lo dudaba?

La Plataforma en Defensa de la Enseñanza Pública ha convocado una huelga educativa para el próximo 28 de abril en la Comunitat Valenciana.

Se veía venir. De hecho, desde el primer momento de una negociación que ha durado dos meses, se intuía que la Administración sólo podía hacer una cosa para parar esta convocatoria. Dimitir. Pero no digo el conseller Alejandro Font de Mora. Digo dimitir todo el Consell, retirarse de Les Corts y convocar unas elecciones anticipadas en las que el PP no ganase y el PSPV-PSOE pudiera formar una coalición de gobierno para la Generalitat. Algo así quiso decirme un dirigente sindical hace unas semanas: “No podemos entender esta movilización como que hemos ganado. El PP sigue teniendo la mayoría social y política”. Pues eso.

El conflicto comenzó con lo de dar Educación para la Ciudadanía en inglés. Que visto desde la distancia, más le hubiera valido a la Conselleria dejar de lado la idea. Ahora hay en vigor una moratoria (por la cual cada docente decide el idioma) y hay convocada una huelga. Esto provocó una fuerte respuesta sindical, que terminó en exitosa manifestación y en una huelga para el 15 de diciembre que se aplazó. Entonces, la postura de los moderados se impuso, pero ya era previsible que al final la huelga era imparable.

¿Por qué? Fundamentalmente, porque, confesión sindical, “lo de Educación para la Ciudadanía tiene escaso recorrido (de hecho, ya está prácticamente paralizado a la espera de sentencia) y lo quehay que reivindicar es un cambio en la política educativa de la Generalitat”. Aquí la palabra clave es “política”, quizás más que “educativa”.

La Plataforma reivindica trece puntos. Son importantes, pero van más allá de las condiciones laborales del profesorado. Con puntualizaciones, al profe que está con su destino definitivo en el instituto, no le afecta a sus condiciones. Quizás lo de la catalogación lingüística de su puesto de trabajo, pero éste, justamente, era el punto donde el acuerdo estaba más cercano. Así que la huelga no es corporativa, no es por una subida de sueldo o por un cambio en el calendario escolar o esas cosas.

Y que conste que esto no quita ninguna legitimidad a la convocatoria. Ni mucho menos. En la Plataforma están los padres, tres sindicatos docentes, las asociaciones de directores y una de inspección, diversas entidades y algunos alumnos. Y todas ellas tienen, por supuesto, legitimidad para reivindicar los puntos que reivindican.

Por eso creo que tenía poco futuro la negociación. Sobre todo, porque desde el principio, y en mi interpretación, alguno de los miembros de la Plataforma ha hecho más por llegar al actual punto que por firmar cualquier consenso con la Conselleria. Bueno, cada cual entenderá la palabra ‘diálogo’ de una forma u otra, pero el “todo o nada”, el “o aceptas o me llevo el Escatergolis” no parece que muestre una clara intención de negociar. También es verdad que mucho profesorado está a favor de las movilizaciones. Creo que quizás sea esto donde más descuidada ha estado la reacción de la Conselleria.

Aquí entra el terreno de la política. Hasta la irrupción de Garzón y el caso Gurtel, este movimiento social, es decir, la Plataforma, ha sido la primera herida más o menos seria en la apacible situación del PP en la Comunitat. Es decir, la Plataforma es un buen ariete para la oposición política. Por tanto, dejarla diluirse en un tira y afloja negociador no es oportuno para quienes aspiren a ver cambios en la Generalitat.

El problema de esta estrategia es que aún falta mucho para nuevas elecciones. Por tanto, para que fuera efectiva, la Plataforma debería pervivir dos años más en la actualidad política. “Largo me lo fiáis…” Sobre todo, porque antes llegan las elecciones sindicales docentes.

Y en este punto, la actual unanimidad puede resquebrajarse. Los sindicatos docentes saben que “el principal activo de la Plataforma es la unidad de acción” (dirigente sindical dixit), lo que no quiere decir que estén cómodos en esta situación. Les puede pasar factura, según como cada cual juegue sus cartas.

Hay que tener en cuenta que el STEPV tiene más del 40% de la representación sindical en la Comunitat. Por tanto, por ser el que más fichas tiene en la mesa, es quien más se juega. Por ahora, al ser mayoritario, su opinión cuenta mucho pero, al mismo tiempo, comparte protagonismo con FE-CCOO y FETE-UGT. Y si las movilizaciones son un fracaso, será su fracaso. Pero quizás el peor riesgo es si la Administración educativa realiza algún movimiento que lleve al resto de componentes de la Mesa a pactar, lo que le dejaría “a la intenperie”. Es decir, si padres y FE-CCOO como complemento docente firman con la Generalitat un acuerdo, su política de máximos puede ser una losa. Socialmente, si los padres están de acuerdo y varios sindicatos docentes también, quien se quede fuera del acuerdo puede quedar como un radical. Y cuando tienes más del 40%, es muy difícil subir, pero hay mucho recorrido por perder.

Quizás sea más complicada la situación de FE-CCOO. Sobre todo porque en las coaliciones, movimientos unitarios y cosas parecidas, donde el mensaje es único para varios, el “voto útil” sale reforzado, y este voto útil suele parar al primero. Es decir, que si STEPV y FE-CCOO reivindican lo mismo, son lo mismo y, por tanto, hagamos piña con el STEPV porque si en lugar del 40% se llega al 50% tendremos más fuerza. Y esta situación se le hace un poco más indigesta porque en Comisiones creen que siendo insuficiente, todavía hay recorrido en la negociación. Romperla es enrocar a la Conselleria que, si tiene convocada una huelga, le da igual dos que 200. Es decir, si hay huelga de todas formas, para qué pactar nada. Y por tanto, a juicio de FE-CCOO, será un volver al punto inicial. Y cosa curiosa, para ellos: lo único que quedará en la mesa será lo conseguido por ellos en los tribunales que son los autos que han paralizado la impartición de EpC en inglés.

Para FETE-UGT, la Plataforma, en mi análisis, claro, le está yendo bien. hay que tener en cuenta que no llega al diez por ciento de los votos docentes y su presencia en la Mesa Sectorial responde más a una prebenda legal que al apoyo docente (¡cuánto se arrepentirá CSI-F de haber apoyado aquella reforma de representación sindical!) En cambio, su protagonismo en esta negociación en los mediosha sido relevante, muy relevante. Esto, claro, es positivo si luego se traslada a los claustros, que es donde un sindicato se juega el tipo.

Para ANPE y CSI-F, ambos fuera de la Plataforma, la situación es diferente. ANPE sí tiene una significativa representación y está en la Mesa Sectorial y en este proceso se ha sentido ninguneado. No se apuntó a la Plataforma “porque desde el primer momento vimos que era política y no docente”. Así que por un lado tiene el riesgo que quedar fuera de la discusión pública, pero por otro se le ha abierto alguna que otra puerta. Sobre todo, porque los sindicatos que se han apuntado a la Plataforma han tenido que negociar con los padres y están “entretenidos” en las cosas de la Plataforma. Esto deja la vía libre a ANPE para reivindicar otras preocupaciones de los docentes, ellos sí ser corporativos en sus reivindicaciones. Un ejemplo claro es la jornada continua. La Plataforma, con los padres en ella, nunca recogerán ese testigo, por lo que ANPE puede hacer de ello bandera. Es curioso, por ejemplo, que en la última Mesa Sectorial, en la que se abordaron los puntos de la Plataforma, STEPV recuperara la reivindicación de la jornada única. Saben que por ahí ANPE les puede hacer daño e, incluso, ganar terreno en el colectivo de interinos, donde ANPE está siendo muy activo. Y eso, trabajado centro a centro y en la corta distancia (ya que en los periódicos suelen salir menos que el resto) puede darles un buen impulso electoral.

Lo de CSI-F es otra cosa, fuera de la Mesa Sectorial, ha apostado por ser más agresivos. Fuera, ya lo he dicho, de la Mesa Sectorial, digamos, del “parlamento docente”, ha reforzado sus recursos humanos en el terreno de la Comunicación. Es fácil ver la estrategia.

En definitiva, se podría hablar mucho de lo que se reivindica y se negocia, pero no lo he pretendido con este análisis. La Plataforma sigue unida, con algún que otro pesar de sus miembros, y actúa unida convocando la huelga, como ya se veía venir. Porque pese a todos los problemas, repito, se es consciente del gran activo que se tiene: la unidad frente a la Administración.

11 March 2009

Comienza el run-run

Comienza el run-run… Los más cínicos lo calificarán de “la democratización de la crisis”. Y ya se sabe, toda riada comienza por un chirimiri…

 

El 60% de los funcionarios se jubila antes de los 65 años sin ninguna penalización

 

Corbacho plantea congelar el sueldo a los funcionarios que cobren más de 30.000 euros.

 

El presidente (catalán, José Montilla) ve “poco justificable” la subida salarial de los funcionarios

 

Elena Salgado, ministra de Administraciones Públicas: “No es el momento de abordar la congelación salarial de funcionarios”. Eso sí, considera “razonable” esta medida si la situación económica negativa persiste en 2010.

 

Una subida poco oportuna

 

Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la CEOE: “Creo que en este país sobran muchos funcionarios y están mal pagados”.

 

Y una reflexión: ¿Cuánto tardarán las distintas administraciones educativas en sacar el tema de la crisis contra los diferentes conflictos educativos como los de Cataluña, Comunitat Valenciana, Andalucía o Canarias, por ejemplo?

9 March 2009

La culpa es de…

Con un fracaso escolar superior al 30%, todos coincidimos en el que el culpable es… “los otros”.

Cuasipersonificación: “Los culpables son los docentes”

Supraestructura: “Los culpables son las leyes educativas”

El destino: “Los culpables son los cambios sociales”.

Dejemos el chiste. un grupo de docentes andaluces ha redactado un manifiesto con su opinión sobre el tema. Me recuerda uno que firmaron hace un par de años casi un centenar de docentes de Requena (Valencia), con el título (ya lo dice todo), “Contra un sistema educativo que no educa”.

Los docentes andaluces recogen firmas para su Manifiesto. Pasen, lean y, si lo consideran oportuno, firmen.

6 March 2009

Condiciones laborales murcianas

Sindicatos y administración de la Región de Murcia han acordado hoy un compromiso para hacer efectivo el 1% de masa salarial más y la prórroga del acuerdo de interinos. De una tacada y con el apoyo sindical mayoritario.

Lo del 1% ha estado a punto de romper la buena relación que hay en aquella Mesa Sectorial, en lo que se refiere a unos años de grandes acuerdos que han permitido la mejora de las condiciones laborales del profesorado murciano. Pero pasaba el tiempo y ese 1% no se hacía efectivo. Cosas de la crisis. Pero por lo que parece, ya ha sido solucionado.

Lo de la Región de Murcia en los últimos años ha sido, creo, algo excepcional en las relaciones habituales entre Administración autonómica y sindicatos docentes. De esta forma, de tres años a esta parte, los profesores murcianos han visto un incremento retributivo de 175 euros más al mes al mismo tiempo que se reducía en 2008 su jornada laboral semanal a 35 horas. Otras mejoras:la reducción de la jornada lectiva a 23 horas para maestros y a las 17 para Secundaria (hay algún matiz aquí, pero bueno), de las primeras autonomías que se reconoció al docente como autoridad pública, el permiso de estudios parcialmente retribuido, la reducción horaria a mayores de 55 años, el cobro de tutorías, la jornada continua… Ciertamente, no son los que más cobran (la insularidad y la foralidad dan ventaja siempre) pero me atrevo a decir que sí los que en conjunto, gozan de las mejores condiciones laborales. Por lo menos, del grupo de cabeza.

Y todo esto, con apenas una reunión al trimestre de la Mesa Sectorial. Los acuerdos se llevan a la mesa ya consensuados previamente.

Quizás me sorprenda más el tema por comparación. En la Comunitat Valenciana, en el último calendario de negociaciones se acordó celebrar 73 reuniones (entre mesas técnicas, sectoriales y comisiones) en un plazo de 95 días…

… Los profesores valencianos no tienen ni jornada continua, ni permiso parcialmente retribuido, ni las 35 horas semanales, ni cobran tutorías, ni…

Eso sí, tienen una Plataforma en Defensa de la Enseñanza Pública que mantiene un conflicto ¿político? ¿educativo? ¿social? con la Conselleria de Educación que tiene todos los visos de acabar en huelga.

3 March 2009

“Austeridad” y ofertas de empleo

Para este verano, las administraciones educativas han convocado 17.060 plazas para maestros y 2.718 plazas de Secundaria a las oposiciones docentes de 2009. Algunas ofertas todavía son provisionales, pero ya se puede concluir que las convocatorias han ido a la baja respecto con años anteriores. “Estamos en crisis” es el comentario – real por otro lado – que se escucha en cualquier conversación y el concepto de “austeridad” es lo más vendible en el terreno político.

La muestra está en los datos. El año pasado 2008, para el cuerpo de maestros se convocaron 8.398 plazas y para el de Secundaria, 18.843, además del resto de cuerpos de enseñanzas especializadas y FP. En 2007, anterior año de oferta general de Primaria, fueron 26.185 para maestros y 4.458 para Secundaria. Es decir, que de una convocatoria a otra de Primaria, la oferta se ha reducido en un tercio, más de 10.000 plazas docentes.
Lo dicho, austeridad.

Y el asunto puede ir a más, si esto de la crisis sigue agravándose. Por de pronto, el Consejo de Ministros ha aprobado una oferta de empleo público del Estado que supone el 42,7% de las plazas convocadas en 2008. Pero lo más indicativo es que sólo cubre el 30% de la tasa de reposición, es decir, que por cada diez jubilados, sólo entrarán tres nuevos funcionarios. Es decir, adelgazan las plantillas, como muchos sectores políticos y empresariales reclaman al Estado para reducir su déficit público y esas cosas de la economía.

Así que ahora la palabra mágica es “austeridad”. Mágica y vendible, aunque en Educación, una cosa no lleva a la otra. En primer lugar, ya lo dijimos en Magisterio, no hay nada como una buena oposición como para estabilizar el empleo interino y… ahorrar dinero público. Las direcciones generales de Personal y/o Recursos Humanos lo saben: un interino sale más caro que un funcionario. Pues ni con esas, hay que decir que se es austero y, por tanto, la oferta de empleo se reduce.

Pero además, porque el sistema eduativo sigue creciendo y, de hecho, las administraciones educativas todavía deben recurrir a las grandes ofertas de empleo no ya para cumplir con la tasa de reposición, sino para reducir porcentaje de interinos y atender las nuevas necesidades del sistema. Es lo que tiene la ley: cuando un gobierno determina en la LOE que el inglés debe introducirse en Infantil, debe ser consciente de que las autonomías tendrán que destinar recursos humanos para que los centros cuenten con docentes que impartan ese inglés. O cuando nacen nuevas asignaturas, o nuevos programas PCPIs. O cuando la matrícula de alumnos ha ido en alza por el mínimo repunte de la natalidad y la llegada de alumnado inmigrante. O se extiende la red de centros educativos. Etcétera. Eso se traduce en profesorado. Y si no las cubren con funcionarios, pues terminarán cubriéndose por bolsas que, lo dicho, salen más caras.

Así que ante el riesgo de que las reacciones ante la crisis económica comience a poner los ojos sobre el funcionariado, particularmente, docente, hay que dejar claro que en esto de la Educación, el procedimiento de concurso-oposición ya no es un método de contratación pública equiparable, por ejemplo, a unas pruebas de selección de personal de una empresa privada. Hoy en día, para bien o para mal, se ha convertido en un proceso laboral, de funcionarización, básicamente, de personal interino. Porque las plazas, salgan a oposición o no, siguen creándose y cubriéndose. Otra cosa es si al final habrá gente que las cubra