Uno de los tesoros que nos ha regalado la incorporación laboral de la mujer, la igualdad de sexos y similares cambios sociales es el descubrimiento de los propios hijos por parte de los padres. Una nueva relación de paternidad. Supongo que algunos siguen pensando que es insoportable la carga de decir adiós a Ryanair –ahora que todavía podemos disfrutar– y otros siguen poniendo la misma cara en el parque infantil que la que se observa a las puertas de los probadores de lencería “¿Qué hago yo aquí?”.
(mas…)