Leo:
“El Programa de Maestros Extranjeros colaboradores en centros bilingües de Castilla y León contempla el apoyo de profesores jubilados procedentes de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido…”.
Pienso:
“La cantidad de docentes jubilados (u otros titulados) procedentes de países de habla inglesa (y francesa, y alemana…) que hay en las zonas costeras y turísticas (Alicante, Andalucía, Mallorca, Canarias…) y que estarían dispuestos a ir a los centros unas horas a la semana para practicar su idioma con los chavales…” o “España es reconocida como uno de los principales destinos de los universitarios Erasmus…”
Pregunto:
“¿Qué legislación laboral habría que cambiar/obviar/’excepcionar’ para incorporar de manera extraordinaria/experimental estos apoyos lingüísticos al sistema educativo?”
Sospecho:
“La flexibilidad de gestión de los centros privados permitirá aprovechar este recurso a través de actividades complementarias y, por ende, de pago”.
Animo:
“A otras administraciones a que pregunten a Castilla y León cómo funciona este programa”.