La Plataforma por la Escuela Pública realizará el próximo 6 de mayo una “consulta popular” sobre/contra la política educativa de la Generalitat Valenciana. Mañana es la rueda de prensa en la que contarán más detalles (aunque ya pueden leerlos en este blog). Una consulta sobre la que sus responsables insistirán en que ni se parece a las consultas soberanistas realizadas en Cataluña. Pero lo cierto es que en la Plataforma sí adopta dicho modelo aunque, obviamente, no tiene nada que ver con aquéllas. Al grano.

La intención de la Plataforma es instalar mesas a la salida de los centros y a la hora de salida de los centros para que la comunidad educativa vote sí o no a si es necesario un cambio de política educativa y de conseller (ver documento adjunto). La pregunta viene precedida por una serie de puntos reivindicativos.

Papeleta de la consulta

Papeleta de la consulta

<

Como se puede observar, el valor de la consulta como consulta es nulo. En la misma papeleta de consulta se dan los argumentos para el no, se hace una pregunta doble con una única respuesta y se vote lo que se vote, el hecho de votar avala las reivindicaciones de la Plataforma.
Dicho todo esto, éstas son cuestiones menores. Es evidente, y así lo reconocen sus organizadores, que la consulta no pretende un resultado (aunque será una gran tentación para mis compañeros periodistas lo de titular “El x% de la comunidad educativa vota en contra de la política educativa del Consell”). Como dice uno de sus promotores, “la consulta no busca un resultado, sino que de aquí al seis de mayo que la comunidad educativa reflexione sobre los puntos que se indican en la consulta”.
De este modo, siendo ya historia los trece puntos reivindicativos del curso pasado, y el escaso recorrido temporal que como estandarte movilizador tiene la sanción al director del centro “Las Norias”, la Plataforma tiene nuevo elemento aglutinador de sus movilizaciones, complementario a las reivindicaciones locales que le permite su red municipal.
Asimismo, la consulta goza de dos ventajas añadidas. La primera es que puede contar con la colaboración sincera (pongo bien el adjetivo) de los sindicatos representados en la Plataforma, los cuales, es legítimo, ya leen su participación en formato electoral. Y en segundo lugar, el esperable abrumador rechazo en la consulta a la política educativa del Consell pondrá la venda a la herida abierta en su día por Gemma Piqué (presidenta de la Plataforma y de FAPA Valencia) cuando declaró el día de la huelga aquello de “aquí está la mayoría social. Que convoquen elecciones”. Un exceso verbal que, tras las elecciones europeas, recuerdan de vez en cuando en el entorno de Conselleria.
De todas formas, la consulta es apenas un calentar motores. No quiero ll