La Conselleria de Educación reconoce que “la redacción del texto (borrador del nuevo acuerdo de interinos) no era suficientemente clara”. Y lo corregirá.
Para quien no sabe de qué hablamos, contaré que este borrador tuvo la oposición frontal de los sindicatos porque incluía como causa de suspensión temporal de las listas y, por tanto, el paso al último puesto de las bolsas, a aquellos docentes (bueno, más bien aquellas) que estuvieran embarazadas, sean víctima de violencia de género o estén en excedencia por cuidado de un menor de tres años.
Obviamente, el tema ha sido polémico.
Pues bien, falsa alarma (al menos este punto). La Conselleria presentará el día trece de abril un nuevo borrador. Ahora hay que esperar para ver qué es lo que realmente la Conselleria quería decir. De todas formas, más información en la edición valenciana del periódico Magisterio.