Me adelanto un poco a los acontecimientos porque la Conselleria presentará el documento definitivo de nuevo acuerdo de interinos el lunes. Pero por lo que se va sabiendo y las opiniones recogidas, el texto pinta bien e introduce importantes mejoras para los interinos y, quizás más, para el propio sistema educativo. Como siempre, aún queda una pelea sindical por algunos flecos.
Grosso modo, el nuevo acuerdo introduce más transparencia, más voluntariedad y más agilidad. Obviamente, las situaciones laborales son tan hetereogeneas que habrá colectivos más beneficiados que otros.

Intento resumir algunos de los principales puntos:
- Como digo, a falta de verlo blanco sobre negro, la consideración de vacante se extiende hasta el 31 de diciembre. Lo cual supone el cobro de los meses de verano para aquellos interinos que logren vacante durante el primer trimestre del curso.
- Se avanza en la provincialización. Todavía está por ver a qué bolsas se extiende esa opción de restricción de provincia y la progresividad de la medida.
- No habrá comarcalización pero sí algo mejor. Personal sacará las sustituciones a la web y los interinos, si les interesa, optarán a la plaza. En el caso de que no se cubran, entonces la Conselleria actuará de oficio. Lo cual supone voluntariedad para el interino y agilidad en cubrir las sustituciones en el sistema.
- Los interinos que cojan puestos de difícil provisión, podrán estar al menos dos años (los sindicatos piden tres prorrogables) en el mismo puesto. Un aliciente para ir a sitios donde pocos suelen querer ir.
- Los interinos no saldrán de la bolsa al acabar el curso si no han tenido servicios prestados. Se implanta un sistema que prima el seguir acudiendo a las oposiciones.
De esta manera, los principales obstáculos para la firma del acuerdo son el definir la extensión de la provincialización y que el acuerdo no hace referencia a aspectos retributivos. Y unos cuantos flecos más.
Dicho esto, y consultados los sindicatos, en general reconocen las mejoras pero no terminan de dar el visto bueno. Primero, como digo, porque el documento definitivo se conocerá el lunes. Segundo, porque es mala acción sindical sonreir demasiado en el último tramo de la negociación. Tercero, porque un acuerdo de interinos tiene muchas repercusiones sindicales, electorales, históricas, etcétera, y no hay que ser ingenuos: en la balanza de las decisiones no sólo pesa el papel que se presentará el lunes.
La semana que viene comprobaremos lo acertado de este adelanto. Eso sí, más información en la edición valenciana de Magisterio.
Síguenos en twitter.