Hoy publica el Diari Oficial de la Comunitat Valenciana (y reproducen los medios) los bienes y patrimonio de 186 altos cargos de la Generalitat Valenciana.
El texto definitivo del Pacto por la Educación, al hablar de las evaluaciones diagnóstica, termina con la siguiente coletilla: “En ningún caso, los resultados de las evaluaciones externas o internas podrán ser utilizados para establecer clasificaciones de los centros”.
Reconozco que lo del patrimonio de los políticos tiene su interés, principalmente morboso. Responde a un respetable concepto de transparencia informativa de los poderes públicos. Pero para lo que sirve, principalmente, descubrir patrimonios incoherentes con la vida laboral del sujeto, por ahora no ha servido; más bien es una polémica más del pum-pam-pum político.
Ahora bien, esa misma transparencia la reclamo yo también para cosas que me importan más, que es para conocer la calidad educativa del centro educativo en el que está escolarizado mi hijo. No tanto para hacer una clasificación, como se empeña el tópico, sino para poder pedir responsabilidades al servicio público que recibo. Como declaró a Magisterio Felipe Martínez Rizo, director de la parte latinoamericana del Informe PISA, “La evaluación sirve más para exigir que para elegir centro”.
Así que les digo a los políticos: me importa poco lo que ganen (si es honradamente) en comparación con llo que me importa, como usuario, la Educación que recibirá mi hijo. Como periodista, sí, podré hacer interesantes reportajes de si en la Comunitat sube o baja el rendimiento académico o si Castilla y León obtiene resultados equivalentes a la famosa Finlandia. Pero como padre, poca información me dan.
Y por la experiencia de publicar desde hace años los resultados de Selectividad, sé que además de interesarles mucho, en lo primero que se fijan las familias no es quien queda primero o segundo, sino qué resultados obtiene su centro escolar. Y lo mismo preguntan los profesores, directores y orientadores que nos llaman.
Y por eso hacemos lo que hacemos.

PD: La Comunitat Valenciana es de las pocas que sí que publica los resultados de Selectividad. Otra cosa es la rácana información que se obtiene de las evaluaciones diagnósticas.