La negativa del STEPV a firmar el nuevo acuerdo de interinos es un riesgo importante que adquiere este sindicato de cara a las elecciones sindicales de noviembre. Una herida que el resto de sindicatos, los que sí que han firmado (FE-CCCOO, FETE-UGT y ANPE) van a recordar.
Hay que recordar que al no firmar todos los que firmaron el acuerdo de 1993, la entrada en vigor de este nuevo pacto tendrá que esperar a 2011-12, con el consiguiente perjuicio para aquellos interinos que ya podrían contar con algunas mejoras en sus condiciones laborales para el próximo curso. Es cierto, como dice STEPV, que lo más importante, la extensión de la restricción de provincia a más bolsas, igualmente se iba a retrasar hasta 2011, por lo que no hay tal perjuicio. Pero en otras cosas, como la consideración de vacantes hasta 31 de diciembre, o las causas de suspensión temporal de las bolsas, por ejemplo, que tendrán que esperar por este rechazo a firmar.
En anteriores pactos, como el retributivo de 2007, los sindicatos firmantes se quejaban con cierta rabia que la postura del STEPV de “pedir siempre algo más para no firmar” la pueden hacer porque como los otros sí que firman, no perjudica al profesorado. Por eso, ven esta ocasión como una especie de “ajustar cuentas”. Porque esta vez la negativa a firmar sí tendrá consecuencias para el interino.
Y hay que reconocer que en el STEPV son conscientes de ello y aún así han mantenido su postura. Su sistema asambleario es complejo y en el tema de los interinos, los históricos, aquellos a los que hace años se les prometía un acceso diferenciado, tienen mucho peso. También es cierto que con tantas plazas a oposición en la última década, el colectivo de interinos se ha bipolarizado. Por un lado, están los históricos (áquellos que incluso consiguieron que en las últimas elecciones de Zaplana figurase el acceso diferenciado en el programa electoral del PP) que ni siquiera se presentan ya a las oposiciones; por otro, un gran número de opositores para los que la interinidad es un estado temporal que les da los puntos necesarios para conseguir plaza en las oposiciones.
El riesgo para el STEPV es que desde las movilizaciones de la Plataforma, el sindicato ANPE ha dirigido su discurso hacia los interinos y la jornada continua (como el acceso diferenciado, hoy por hoy, otro regalo para los oídos docentes), lo que sumado a sus exitosos cursos de formación (por su gran utilidad opositora) está conquistando las simpatías de muchos jóvenes docentes. Por su parte, FE-CCOO no va a soltar tampoco esta presa. Es sintomático que, tras la firma del acuerdo, los comunicados de FETE-UGT y ANPE destacaran que ellos sí han firmado, mientras que los comunicados de FE-CCOO y Conselleria titularan por la “irresponsabilidad”