El discurso del ministro Wert es “demasiado economicista” califica un alto cargo educativo. De hecho, la única lectura justificativa de los recortes son de índole presupuestaria y no de conveniencia educativa. Que los estudios internacionales señalen que no merece la pena reducir la ratio no se traduce en que sea indiferente aumentarla.
Pero más allá de la economía y la repercusión laboral, las decisiones del Ministerio pueden afectar decisivamente en la admisión de alumnos que en breve comienza. Porque la libertad de elección no la dan ni zonas únicas ni desgravaciones, sino la disponibilidad de plazas y la calidad generalizada.

El Ministerio da la opción a la Conselleria de aumentar un 20% las plazas disponibles en Infantil, por lo que cabrán, más o menos, cuatro nenes más por aula. Por tanto, la mayor disponibilidad de plazas reducirá la competencia por entrar en centros de alta demanda.
Pero incluso más llamativo es que se ampliará la ratio en todos los cursos. No sólo en el aula de 3 años, cuando se entra al sistema, sino también la de 5, 8 o 13. Plazas nuevas y vacías. Quizás es el momento de que las familias retomen la elección inicial que no se vio satisfecha. No habrá otra ocasión, porque en futuros cursos volverá el equilibrio.
La agilidad de la Conselleria para hacer este proceso transparente será clave, ya que el 7 de mayo comienza el plazo de solicitud. Y para entonces sería conveniente que los centros ofertaran todas las plazas, incluso las producidas por esta ampliación de ratio. La alternativa, que se amplíen las plazas tras el periodo de matrícula, crearía decepción en los honestos y arbitrariedad a beneficio de los enterados.
La libertad de elección no ha sido determinante en la decisión del Ministerio, pero es una consecuencia más. Y no es algo nimio si se entiende que tal decisión afecta al futuro de nuestros hijos. Para esas familias, por cierto, hemos creado el comparador de colegios Scholarum (www.scholarum.es).
Las consecuencias de los cambios ministeriales serán muchas aunque en su mayoría se verán a medio plazo. Y entre ellas, de manera inmediata, está ésta. Por un año, sólo esta vez, posiblemente irrepetible, puede ser el curso de mayor libertad de elección que se recuerda.