Este jueves los padres votan. También profesores, alumnos y personal no docente de los colegios. Pero preocupan los padres, porque están llamados a votar, pero no votan. En las últimas ocasiones, sólo lo hace alrededor del 13% de ellos. Menos en la concertada. A mi juicio, un error.
El voto al consejo escolar es un derecho de los padres. Al fin y al cabo, son los que pagan el servicio. Incluso se podría hablar de una obligación; al fin y al cabo, son los que utilizan un servicio que pagamos todos. Y en el consejo escolar se revisan, por ejemplo, las cuentas de los centros. Es la primera trinchera de control del dinero público.

Ni mucho menos es lo más importante del consejo. En él, toda la comunidad escolar participa de la concreción histórica de la Educación formal que es la escuela. Sigue siendo, le dé la Lomce más o menos competencias, no sólo el órgano de participación sino también de encuentro entre los distintos agentes que conforman la escuela.
Lo comentaba recientemente con un padre-candidato. En el AMPA se paga, en el Consejo Escolar se decide. Cierto es que en lo primero se maneja el dinero, fundamentalmente, cubriendo las carencias y servicios que escapan al titular del centro, sea entidad o Administración.
A los padres lo que más preocupa de la escuela es la Educación de su hijo. Es decir, se relacionan con su tutor, atendiendo a lo educativo. Incluso, se puede poner en entredicho la necesidad de que los padres estén en la gestión de los colegios, o se encarguen de determinados servicios como el comedor.
A mi modo de ver, los padres no están para gestionar el centro, pero sí para reclamarle. Hablamos de una escuela democrática, no asamblearia. Y reclamarle también a su titular, sea la Administración, sea una entidad, sea una empresa. Porque el alumno no es simplemente su cliente, sino un ciudadano que ejerce un derecho fundamental. Los colegios ni dependen de Consumo ni son empresas que participan en el libre mercado como los colegios privados, y ello justifica que perciban financiación pública. Por eso, un 13% de participación está lejos de lo deseable. El jueves, vota.