Se adjudica al conde de Romanones la frase “ustedes hagan la ley, que yo haré el reglamento”. Algo así ha pasado con los tribunales en las oposiciones docentes de este año en la Comunitat Valenciana. Les cuento.

“La ley”: La Conselleria pactó con los sindicatos que este año las plazas convocadas se distribuirían equitativamente entre los tribunales de oposición, de tal manera que el aspirante no compitiera contra todos los presentados, sino sólo contra el resto de aspirantes de su mismo tribunal. De este modo, se suponía, se evitaba que las distintas varas de medir de cada tribunal beneficiara a unos (los presentados en tribunales más benévolos) y perjudicara a otros (si los criterios de corrección eran más restrictivos). Una medida que en principio fue valorada por los sindicatos y la mayoría de opositores como positiva por dar más objetividad al proceso.

“El reglamento”: En la práctica, los tribunales han sido en general muy restrictivos, de tal manera que han acompasado el número de aprobados en la fase de oposición al número de plazas que disponían para adjudicar. Así, es el tribunal quien decide quien consigue plaza y quien no, ya que sólo pasan a la fase de concurso los que ellos aprueban. Por tanto, los méritos apenas sirven para ordenar a esos escasos aprobados, pero no sentencian quien obtiene plaza y quien no, tal y como denuncian sindicatos como FE-CCOO y FETE-UGT.

Esto, obviamente, no se puede hacer de forma consensuada, dirigida, planificada. La sola mención explícita de aplicar este criterio pondría en aprietos a quien la expresase, fuera la Administración o el tribunal.

Resultado: Habrá que esperar el dato oficial, pero presumiblemente, con estos criterios, el perjudicado será el interino. ¿Por qué? Para un interino, su ventaja está en la experiencia previa (baremación de méritos) y su desventaja, en los exámenes (los aspirantes de acceso libre pueden dedicar más tiempo al estudio que quien compagina preparación y trabajo). En los últimos años, casi el 80% de los aprobados eran interinos. Ya digo, habrá que esperar a la cifra de este año. Lo curioso es que estamos en las convocatorias transitorias de la LOE, que se supone que son las que tienen que ayudar a los interinos a conseguir plaza definitiva.

Dicho esto, sólo me queda decirles una cosa: ¡felices vacaciones! MAGISTERIO (y este blog) volverán con ustedes al inicio de curso.