Me cuentan que va a haber cambios en el segundo escalafón de la Conselleria de Educación valenciana. Estos cambios tienen que aprobarse en el pleno del Consell y están muy próximos. No sólo afectará a Educación y por tanto el cuadrar todos los nombres y movimientos siempre retrasa este tipo de cosas.
Volvamos a la Conselleria. He podido confirmar una sustitución, la del director general de Régimen Económico, Alejandro Bañares, que al inicio de esta legislatura mostró su intención de jubilarse. Entonces, el conseller Font de Mora le pidió dos años. Su compromiso termina con la próxima aprobación de los presupuestos 2010. Bañares, el decano de los cargos de responsabilidad en la avenida Campanar, ha cumplido, si me permiten, con creces este compromiso.
También me hablan de sustituciones en otros dos cargos directivos de la Conselleria, pero en estos casos son más difíciles de cuadrar y todavía tienen flecos. Sobre todo, porque a sus actuales responsables hay que buscarles nuevos acomodos, presumiblemente, en otras consellerias. Estos cambios van en la línea de conseguir un nuevo impulso en determinadas competencias de la Conselleria. Sobre todo afecta a una de las direcciones generales, aunque no sólo a las direcciones generales.
Ciegsa y Bienestar Social también pueden verse afectados en esta reestructuración.
Permítanme que no dé más nombres. En este tipo de reestructuraciones que afectan a varios departamentos, las listas de nombres pueden bailar hasta el último momento. Ya se sabe que en estas cosas son muchos los palos que hay que tocar, y no todos ni educativos ni en Valencia.