El origen del valenciano ha vuelto a ser polémica, que si íbera o romana o como lengua importada como el castellano, a pesar de que la distingamos como propia. Viejas polémicas políticas en un escenario social totalmente nuevo.
También es nuevo el escenario en el que se mueven las relaciones entre la Administración educativa y el entorno socio-político, socio-lingüístico si se quiere, que lidera Escola Valenciana. Eso y no las disputas y posiciones en Les Corts es lo que ha cambiado. De una Conselleria que dudaba del calificativo de “valenciana” de Escola a un departamento que ha aceptado alguna de sus soluciones.

Por ejemplo, la aplicación del decreto sobre plurilingüismo se ha centrado en avanzar en el inglés sin pretender modificar de paso los distintos programas lingüísticos existentes. Sí, es cierto que se exige que al menos una asignatura se dé en castellano en las líneas de valenciano, pero ésta puede ser Religión que coincidirán que no tiene el mismo peso que ‘Coneixement del Medi’.
Escola Valenciana también ha encontrado mayor comprensión en las solicitudes de cambios de programas lingüísticos en los centros y muchas de éstas han sido atendidas, a diferencia de cursos anteriores.
Tampoco hubo oposición a la campaña de esta entidad para que los centros dieran un punto más en la admisión de alumnos a aquellas familias que eligieran estudiar en valenciano y, por tanto, tuvieran más posibilidades de acceder a la escuela pública que el que desee estudiar en castellano.
Escola tiene toda la razón cuando exige libertad de elección para las familias que deseen matricular a sus hijos en valenciano. Dudo más si mantendrá esta defensa de la libertad si algún día encuentra en la Generalitat un gobierno más proclive a su modelo de inmersión lingüística.
En la Conselleria se entiende que las épocas de la confrontación lingüística ya han pasado y que la defensa de la libertad propia es el respeto por la ajena. Otros, también en el partido gobernante, entienden que se ganan unas elecciones con un programa y unas ideas. ¿Qué es gobernar? ¿Gestionar para todos buscando los consensos, las equidistancias o aplicar el programa votado? En esto supongo que cada cual tiene su opinión.

Artículo publicado en El Mundo Valencia.

Síguenos en twitter.